Enseña a tus hijos a cuidarse a si mismos

child-stay-home-alone¿Existen cosas que no deseas que tus hijos toquen? Dedica tiempo a hablarles sobre las consecuencias mortales de jugar con armas de fuego, herramientas eléctricas, o ingerir medicinas, bebidas alcohólicas y productos de limpieza. Asegúrate de mantener estos artículos en un lugar fuera de la vista de los niños y bajo llave o candado.
Enséñales cómo llamar al número para emergencias de su localidad.
• Cómo dar las direcciones para llegar a tu casa en caso de producirse una emergencia, o en caso de temblor el lugar más seguro para protegerse, cómo escapar en caso de incendio.
• Cómo utilizar las cerraduras de puertas y ventanas y el sistema de alarma si hubiera alguno.
• Que no deben dejar entrar a nadie en la casa sin antes pedirte permiso.
• Que no deben decir a nadie que llame o venga de visita cuando están solos (dirán «Mi mamá no puede atenderlo ahora»).
• Enséñale a llevar la llave de la casa en un lugar seguro (en el bolsillo de la camisa o en un calcetín) y a no dejarla bajo un tapete o en una ranura.
• Enséñales a no entrar en la casa si las cosas no parecieran estar en orden. (Si ven una ventana que ha sido forzada, una lámpara rota o una puerta abierta).
• Enséñales a comunicarte cualquier cosa que los asuste o les haga sentir incómodos. Acostúmbralos a la comunicación telefónica de rutina. Que ellos llamen a tu casa o trabajo, o tu llámalos para saber cómo están.
• Enséñales que nunca deben dar información telefónica con asuntos relacionados con la familia o la dirección de la casa a personas que no conocen.
• Si tienes contestador automático, conéctalo y sube el volumen para que los chicos puedan escuchar quien habla y responder sólo si eres tu o alguien que autorices para ser atendido.
• Habla con anticipación el tema de los invitados, si tienen menos de trece años, es preferible que no inviten amigos mientras mamá o papá no están en casa.
• Enseña a tus niños a no salir, ni acompañar a nadie, a menos que tú lo hayas autorizado. Acostúmbralos a cerrar la puerta de la calle con llave.
• Ayúdalos a no tener miedo, luces encendidas o el televisor funcionando pueden ayudarlos a sentirse acompañados y más tranquilos.
• Realiza con ellos un simulacro de emergencia, ensayen varias situaciones de “¿qué harías sí…?” y enseña a tus hijos reglas básicas para actuar e caso necesario.
• Debe quedarles claro que no pueden abrir la puerta a nadie sin tu autorización, aunque se trate de un conocido; deben mantenerse firmes en esta postura por más promesas o historias que les hagan para convencerlos, por ejemplo, “mamá no puede atenderlo ahora, por favor regrese más tarde” es una buena respuesta.
• Trata que no se haga una rutina dejar a los niños solos, lo ideal es que siempre tengan con quien estar en tu ausencia, más allá de tus enseñanzas la conciencia del peligro en los niños es diferente que en los adultos.
• Cuidado con los falsos encargos o regalos, adviérteles que los delincuentes inventan estas historias siempre.